¿Sabes cuánto plástico ingieres al día en tus comidas y bebidas?

Los microplásticos se volvieron parte importante de la dieta de los humanos, aunque no necesariamente sean nutritivos o beneficiosos. ¿Sabes cuánto plástico consumes al día?

Hemos liberado plásticos en todo lados de forma indiscriminada y, como era de esperarse, se colaron en prácticamente todos nuestros alimentos.

Una investigación llevada a cabo por Kieran Cox, de Universidad de Victoria en Canadá encontró que, en promedio, consumimos 50.000 partículas de microplástico al año y respiramos una cantidad similar.

Cox y sus colegas observaron la cantidad de partículas que se encuentran en los alimentos comunes y luego analizaron la ingesta diaria recomendada de esos alimentos. También observaron las tasas de inhalación y las fuentes de agua potable, y el agua embotellada ganó el premio a la mejor manera posible de agregar más plástico a la dieta. Según el paper, los que obtienen la mayor parte de su agua a través del agua embotellada consumen hasta 90.000 partículas microplásticas más al año en comparación con que los que beben agua de la canilla.

Su trabajo, llamado Consumo Humano de Microplásticos, fue un análisis de 26 estudios y se publicó en la revista Environmental Science & Technology.

Y aunque los investigadores saben que tal análisis deja margen para muchas variaciones, los investigadores creen que sus números son más bien conservadores.

Microplásticos en todos lados
Tal vez hayas escuchado alguna vez que gran parte del polvo que hay en nuestros hogares está formado por piel muerta, pero eso es en realidad un mito. El polvo está formado por muchas cosas, entre ellas caspa, desechos químicos, suciedad y un sorprendente número de productos químicos y hongos. A esto se agrega una cantidad creciente de microplásticos como por ejemplo microfibras de telas sintéticas, que tienen un grosor de hasta una décima parte de un cabello humano.

Otro estudio realizado en 2018 también había encontrado que los microplásticos se cuelan en las comidas ya servidas en la mesa, incluso si lo habían hecho en los ingredientes. Los científicos colocaron placas petri con trampas de polvo pegajosas en tres hogares durante las tres comidas. Después de 20 minutos, hasta 14 piezas de microplásticos se habían adherido en las placas, lo cual deja en evidencia que la cantidad de estos desechos caen del aire a las comidas en grandes cantidades (la superficie de un plato es mucho más grande que la de una placa petri). Estimaron que unas 114 fibras plásticas caen en cada platillo servido, totalizando entre 13.713 y 68.415 cada año.

El costo para la salud humana aún no se comprende completamente, pero algunos plásticos contienen sustancias químicas que se cree contribuyen a problemas de salud como la obesidad y la diabetes.

 

 

Fuente:LaRed21