Pennywise nunca fue un payaso: te contamos su oscuro y antiguo origen

It, también conocido como Pennywise, el diabólico y sádico payaso que nos ha helado de miedo desde que Stephen King lo creó en su novela de 1986.

La interpretación de Tim Curry de 1990 y la de Bill Skarsgård en los más recientes filmes nos han regalado la viva imagen de este escalofriante ser.

En general, cuando pensamos en Pennywise inmediatamente se nos presenta en la mente su forma de payaso. Sin embargo, esta entidad del mal realmente va más allá de este personaje.

El oscuro origen de It
Como hemos visto en las películas, Pennywise suele mostrarse como el diabólico payaso bailarín, pero también tienen la habilidad de tomar la forma de los peores miedos de sus víctimas.

Lo hemos visto como hombre lobo, momia, persona con lepra, pirañas, sanguijuelas, niños muertos y muchas más criaturas y terrores.

Ninguna de estas formas realmente define su naturaleza. Lo más que puede aproximar a su apariencia real es la monstruosa araña gigante que vemos cuando está en su guarida.

Esta especie de arácnido es la que más se aproxima a su imagen conocida como ‘deadlights’, la cual no puede ser completamente comprendida por los seres humanos.

De hecho, verlo directamente en su forma de deadlight, la cual asemeja una masa de remolinos de luces anaranjadas totalmente destructivas, puede llevar a cualquier ser vivo a experimentar locura o muerte.

En la novela se explica, que It se originó hace miles de millones de años en otra dimensión fuera de nuestro universo llamada Macrocosmos. Posteriormente, durante la prehistoria, llegó a la Tierra en un asteroide, en un sitio que millones de años más tarde se convertiría en Derry, Maine.

Pennywise estuvo en un estado de hibernación hasta que aparecieron los humanos. Una vez que esta forma de vida existió, el diabólico ser inició su violento y destructivo ciclo de 27 años.

It necesita de los humanos para sobrevivir ya que el principal propósito de su existencia es consumirlos. Si bien, a momentos llega a matar a uno que otro adulto, lo que verdaderamente disfruta es devorar niños.

Los pequeños experimentan un terrible miedo que le da un mejor ‘sazón’ a su carne. De acuerdo con It, cuando los humanos se asustan las sustancias químicas del miedo inundan sus cuerpo y salan la carne. Por esta razón, es importante que sus víctimas sientan terror antes de que las mate.

Además de su habilidad de personificar los peores miedos de la gente, Pennywise también puede manipular a las personas para que la violencia se presente, desde motivarlas para que sean responsables de atroces actos como cuando Henry Bowers asesina a su padre, hasta ocasionar que no se molesten por detener actos violentos.

Su maldad es un cáncer que poco a poco se extiende en el pasado y presente de los habitantes de Derry, Maine. No obstante, gracias a los Perdedores y su ímpetu por destruirlo, conocemos –e incluso It también lo descubre– que no es totalmente omnipotente, como se creía.

 

 

Fuente:VIX