Pelear con tu pareja te engorda.

Lo conflictivo que puede llegar a ser una pelea de pareja más todo el estrés después de ésta puede aumentar abismalmente el riesgo de obesidad en los adultos debido a que se altera la manera normal de procesar los alimentos ricos en grasa.

Se llegó a esta conclusión luego de que la Universidad de Ohio revelara gracias a una investigación que las parejas son más vulnerables a subir de peso debido a los trastornos del estado de ánimo.

Según Jan Kiecolt-Glaser, especialista que encabeza dicho estudio, cuando una persona tiene una acalorada discusión con su pareja, el cuerpo automáticamente genera la hormona grelina, la cual es la encargada de aumentar el apetito de manera desproporcional.

Imagen: Pinterest

Para dicha investigación se necesitó de la participación de 43 parejas voluntarias que tenían entre 24 a 61 años de edad y contaban con mínimo 3 años de relación.

Los participantes llenaron un cuestionario sobre la satisfacción que le causaba su matrimonio, estado de ánimo y depresión.

Después todos consumieron un menú compuesto por huevos, galletas, salsa y salchicha de pavo; lo cual era equivalente a 930 calorías y 60 gramos de grasa.

Quienes mantuvieron una fuerte discusión con sus parejas, quemaron 31 calorías menos que las personas calmadas, además aumentaron sus triglicéridos, poniendo en riesgo la salud de su corazón y siendo candidato perfecto para la diabetes.

Imagen: Pinterest