No esperes más tiempo para proteger tu piel de los rayos del sol, empieza ahora mismo

Sorprendentemente existe el desconocimiento del daño y enfermedades futuras que el sol puede producir en nuestra piel y es que se nos enseñó como cultura que el tener un cuerpo bronceado es sinónimo de salud, buena vida y status social, siendo esto completamente errado en estos tiempos.

 

Podemos obtener una piel morena de forma segura sin exponernos durante horas al sol, arriesgando nuestra piel a una de las enfermedades más temidas como lo es el melanoma. Así que vamos a hablar un poco de todo aquello que hacemos pero no es adecuado y lo que debemos hacer en nuestro día a día, colócalos a prueba y tener una piel más sana.

Primero que nada, el sol siempre está, haya nubes o no, y los rayos del mismo se cuela por medio de ellas, incluso a través de las sombrillas. Siempre debemos utilizar protector solar, es indispensable, sobre todo si vamos de vacaciones. Protege tu rostro cada mañana sin importar el clima. No utilices bronceador, no  es lo mismo que el protector.

Si ya tenemos un tono deseado en nuestra piel, no debemos dejar de colocarnos protector, de esta manera evitamos lo aparición de alergias solares, mantenemos nuestro tono de piel y sobretodo nos protege de futuras enfermedades.

Renueve el protector en tu rostro cada cierto tiempo, esto depende de tu tipo de piel, pero si es posible cada 2 horas.

Aunque no lo creas, la ropa clara deja pasar los rayos solares, así que estar vestida con ropa clara en un día caluroso no es lo adecuado, en vez de ello puedes escoger un tejido más ligero de color negro preferiblemente.

Y por último pero no menos importante, protege tus labios, orejas y nariz, son zonas muy sensibles proclives a quemarse con facilidad y resulta ser incomoda si sucede.

Síguenos en Instagram: ELEMENTOS