No elegí mal al papá de mis hijos, él decidió ser un mal padre y no cargaré con eso

Es momento de frenar las críticas y señalamientos; yo no elegí mal al papá de mis hijos.

Estoy cansada. Ser mamá soltera es muy agotador física y mentalmente. Debes tener horarios súper estrictos, atender a tu bebé, que esté siempre limpio, alimentado y feliz y muchas veces nos olvidamos de nosotras. Nos enfocamos en nuestro hijo a pesar de las numerosas críticas que recibimos constantemente. Tal parece que decir ‘soy madre soltera’ es un pecado. Te miran con sorpresa en vez de admiración después de todo lo que hacemos. Te ofrecen ayuda y su actitud se vuelve un tanto con lástima. Te castigan por no saber elegir y yo ya me cansé. Yo no elegí mal al padre de mis hijos; él decidió ser un mal padre y yo ya no estoy dispuesta a cargar con eso.

Estoy segura que no es algo que solo a mí me pasa. Estoy convencida que miles de mamás solteras pasan por esta situación diariamente. Suficiente tenemos con la gran responsabilidad. Tenemos ahora una vida a nuestro cuidado y aunque hubiera estado fenomenal compartirla con alguien, no se dio y la asumimos con todo nuestro amor. Aunque estemos cansadas, aunque gastemos de más, aunque tengamos ojeras, dolor de espalda y a veces ni nos bañemos. Es complicado pero estoy dispuesta a ser mamá y papá para mi hijo.

Quiero que nunca le falte nada. Que la ausencia de su papá no sea un obstáculo en su desarrollo. Quiero hacer todo lo posible por él y su bienestar; demostrarle como sea necesario todo el amor que le tengo y lo deseada que fue su llegada. Quiero que en algún momento pueda entender que si su papá no está con nosotros no es su culpa y en realidad fue una decisión personal que lo sobrepasó.

Nunca voy a hablarle mal de él pero tampoco estoy dispuesta a dejar que se sienta culpable o que crea que fue por mí. No creo que pase por su cabeza como ha pasado por cientos de personas que no saben la historia y critican. Quiero que sepa que fue el bebé más deseado, amado y esperado, que vino a iluminar mi vida y me llena el corazón cada que me llama ‘mamá’.

Llegó el momento de frenar las caras de lástima cuando digo que soy madre soltera o incluso los comentarios a mis espaldas que aseguran no planee bien mi futuro. Es momento de dejar de culpar a las mamás que con tanto esfuerzo sacamos adelante a nuestros hijos solas, porque no, no elegimos mal al papá de nuestros hijos, él decidió ser un mal papá y esa responsabilidad es personal, no debería caer sobre nuestros hombros.

Muchos dicen ‘te das cuenta de la clase de papá que podría ser’… Él era la pareja perfecta, cariñoso, atento y responsable. Siempre cuidándome y poniéndome toda la atención. Llegó la noticia del bebé y se asustó. Fue la mejor pareja que pude tener pero no el mejor padre para mi hijo. Se fue. Y no fue mi culpa porque yo elegí a un hombre extraordinario pero él no supo ser papá.

 

Fuente:CulturaColectiva