Nesting: el placer de quedarse en casa

Hace unas semanas leí en redes sociales sobre el Nesting, y dije, que nuevo será y por qué no lo ponen en castellano, así que hice una investigación, que es una tendencia que sigue creciendo, donde se prioriza la existencia “puertas adentro” para lograr el bienestar personal y dejando de lado una vida social. 

“No es necesario que salgas de casa. Quédate a tu mesa y escucha”, decía Franz Kafka en “Consideraciones acerca del pecado, el dolor, la esperanza y el camino verdadero”. En la actualidad, esto se ha tomado muy literal, ya que muchos encuentran en su casa una satisfacción que evita generar gastos y trae mucha comodidad al no salir.

A esta nueva tendencia se le ha denominado como “nesting” (anidar, en castellano), como todos los días nos levantamos temprano para ir a trabajar, hacer las cosas apuradas, muchos jóvenes se van a la universidad o hacer otras cosas, no disfrutamos el tiempo a solas en casa, como ver películas, preparar tu propia comida, disfrutar estar con tu familia, tu pareja, sin necesidad de tener que salir y chocar con lo mismo de todos los días, tráfico, gente, estrés, y en tu hogar, uff, lindo; por eso mientras más cómodo sea tu hogar más vas a evitar salir.

El lado bueno

Podemos realizar actividades que no le dedicamos el tiempo adecuado en la semana, como hacer postres, ver recetas y hacerlas, dedicarse a la  jardinería,   recostarse a escuchar música, leer un libro, leer nuestros artículos, o claro como no, lo que está de moda en estos tiempos, encender el televisor y entrar a Netflix y ver tu serie favorita, algún documental o alguna película desfasada (porque no hay buenas películas, menos nuevas).

Si bien estar en casa tiene su lado bueno, también tiene un lado oscuro.

El lado negativo

Como toda actividad tiene desventajas, y esta actividad no es la excepción, y sabemos que pasar mucho tiempo en casa es malo, genera aislamiento y rechazo a la sociedad, con la cual convivimos día a día.

Si te quedas en casa para realizar alguna actividad está bien, pero si te quedas en casa para evitar tener contacto con la sociedad.