maneras de abrir una botella de vino si no tienes un sacacorchos

¿No tienes un sacacorchos a la mano? Te decimos cómo abrir una botella de vino sin necesidad de un destapador.

A todos nos ha pasado: quieres abrir una botella de vino y no encuentras el sacacorchos. Y aunque la opción más fácil sería dejarlo hasta tenerlo, hay quienes se aventuran a probar métodos poco tradicionales para sacar el corcho y disfrutar de una copa de vino.

Si eres uno de ellos o te encuentras en la necesidad de abrir una botella de vino sin un sacacorchos, te damos estas opciones.

Ojo, debes tener en cuenta que no son 100% seguros y es muy probable que derrames vino, se rompa el corcho o, en el peor de los casos, se rompa la botella. Por eso te recomendamos practicarlos y hacerlos con mucho cuidado para evitar cualquier accidente.

Con un desarmador y martillo
Es uno de los métodos más seguros pero necesitarás un desarmador y un martillo. Una vez que los tengas, mete el desarmador al corcho haciendo giros para que entre a la mitad del corcho. Una vez que está asegurado, con la parte para sacar los clavos que tiene el martillo jala el desarmador. Aunque suena fácil, necesitarás paciencia y fuerza.

Empuja el corcho al interior de la botella
Este método no es la mejor opción si la botella que quieres abrir lleva varios años guardada, pues el corcho se puede desintegrar y dejar restos de corcho en todo el vino.

Lo que necesitas es una cuchara de madera o algún instrumento que sea largo y delgado para que puedas presionar hacia abajo el corcho. Lo único malo es que el corcho se quedará dentro de la botella.

Usa tus llaves o un cuchillo con sierra
Esta requiere un poco de destreza y fuerza, pues necesitas meter la llave o el cuchillo en el corcho con una ligera angulación. Luego de unas rotaciones, debes jalar para que salga. Si no lo haces bien, el corcho podría romperse y dejar tu operación a la mitad.

Envuelve la botella en toallas
Este método puede ser peligroso si no mides tu fuerza, pues básicamente consiste en envolver la base de la botella para que puedas golpearla contra la pared, ejerciendo presión para que el corcho salga.

Si lo haces muy fuerte puedes romper la botella y si no tienes cuidado, el corcho puede salir disparado y derramar todo el vino.

Utiliza tu zapato
Es un método similar al de la toalla sólo que en vez de envolver la botella, debes meterla en tu zapato y goleparlo contra la pared hasta que salga el corcho. Recuerda detenerte antes de que salga por completo o derramarás todo el vino.

Aplica calor
Para este método es muy importante que la botella NO ESTÉ FRÍA, pues el choque de calor puede hacer que se rompa. Lo único que necesitas es una antorcha o un encendedor. Aplica la flama por debajo del corcho para que este empiece a salir y listo.

 

Fuente:R.S.V.P