Épocas de mundial: Luis Suárez y su historia de amor que cambió su vida.

Suárez aún era adolescente cuando conoció en Montevideo a la mujer que cambiaría su vida: Sofía Balbi. El encuentro se dio en un momento clave porque había mucho en juego.

Inicios.

Nacido en la ciudad de Salto en 1987, Suárez se estrenó en el fútbol a los 7 años en el equipo infantil del Urreta FC, para lo cual toda su familia se tuvo que mudar a la capital uruguaya.

Pablo Parodi, un amigo y antiguo vecino de la familia en Montevideo cuenta.

“Era una familia muy unida. En términos económicos, eran muy pobres. No tenían mucho y era la madre la que trabajaba”, afirmó. “A veces (Luis Suárez) venía a la panadería a zamparse una torta o algo dulce para no tener que compartirlo con sus hermanos, ya que tenía muchos”.

Wilson Piris, su primer agente, recordó cómo Suárez intentaba ayudar en la economía familiar: “A veces no tenía zapatos y jugaba con unos prestados… A menudo venía a los entrenamientos a pie para ahorrar dinero y llevarlo a casa”.

“Esas son cosas que muchos no harían con 12 años de edad”.

Su habilidad con la pelota hizo que lo fichara el Nacional, uno de los mayores equipos uruguayos, a los 14 años. Pero, según él mismo confesó en 2013 a ESPN Brasil, “no tenía muchas oportunidades” en aquel club.

“Cometí el error de juntarme con gente con la que no me tenía que juntar y de salir por la noche”, recordó entonces.

Sus padres se habían separado y el joven entró en una etapa de rebeldía que se reflejaba en su desempeño en la cancha. El club llegó a darle un ultimátum.

Imagen: Pinterest

La mujer de su vida

Sin embargo, lo que realmente empujó a Suárez a cambiar fue una muchacha dos años menor que él: Balbi: El flechazo fue instantáneo e inspirador.

Suárez dejó de ser un joven que solo pensaba en divertirse y al que no le gustaba entrenar. “Cambié casi todo cuando me puse de novio”, reconoció ante ESPN. “La conocí en la edad perfecta. Era un adolescente, pero la conocí en el momento justo, porque ella no es la que me guio el camino, sino la que me ayudó a corregirme, a darme cuenta quiénes eran mis amigos y quiénes no”.

Pero el idilio no duró mucho, ya que, al poco tiempo, la familia de Balbi decidió irse de Uruguay y mudarse a Barcelona en busca de mejores oportunidades.

“El día que nos despedimos, yo tenía 16 años y ella estaba a punto de cumplir 14. Fue un ‘adiós, un gusto haberte conocido’ y no un ‘nos vemos’, por mi situación económica y por la de ella”, recordó Suárez.

Suárez volvió a brillar y, de vez en cuando, conseguía ayuda para visitar a Balbi en España.

“Luis estaba saliendo con Sofía y aún hoy me recrimina que le hiciéramos reportarse para el entrenamiento de pretemporada y le recortáramos sus vacaciones (en España) para luego no elegirlo como titular”, le contó a la BBC Mario Rebollo, que en 2004 se había convertido en el segundo entrenador del Nacional.

 

Imagen: Pinterest

El primer recuerdo que Lasarte tiene de Suárez es el de un joven que llegó a entrenar a una sesión recién aterrizado de un vuelo desde España.

“Para mí, su comportamiento sobresalió. Que hubiera venido directamente desde el aeropuerto… Me sorprendió un montón. Tenía mucho afán, voluntad y estaba emocionado con el periodo que estaba por comenzar”.

Lasarte veía en el delantero un “diamante en bruto” que no se dejaba intimidar y que tomaba decisiones pese a su juventud. “Se enojaba consigo mismo si no anotaba, incluso si estaban ganando”.

Hasta que, en 2006, un error lo acercó a Balbi.

“Yo estaba de vacaciones a principios de junio y recibí una llamada de mi director: ‘¿Vamos a comprar al jugador más caro (USD950.000) que jamás hayamos comprado?”, le explicó a la BBC Ron Jans, antiguo entrenador del equipo holandés Groningen.

“Fue un error porque habían ido a Uruguay a ver a otro jugador. Fueron a un partido, vieron a Suárez y dijeron: ‘¡Lo queremos!’… Fue una compra impulsiva. Ha sido una de las mejores decisiones que el club haya tomado nunca”.

Suárez tenía más motivos además de su carrera para querer jugar en Europa

“Hizo lo imposible. Sofía vivía en Barcelona. No era una relación cualquiera y él hizo lo que necesario por estar cerca de ella”, afirmó Rebollo.

Una vez en el Viejo Continente, Suárez trabajó muy duro para mejorar y moverse de equipo. En 2007, firmó por el Ajax, al que le siguió el Liverpool en 2011 y, por fin, el Barcelona en 2014.

Balbi y Suárez se casaron en marzo de 2009 en Ámsterdam y celebraron otra boda en diciembre de ese año en Montevideo. Hoy tienen dos hijos: Delfina, de 7 años, y Benjamín, de 4.

“Es un hombre de familia, sociable”, afirmó Jans. “Su esposa fue también su primera novia. Es maravilloso con su familia y sus hijos. No le gusta la vida pública ni ese tipo de cosas, solo el fútbol”.

Imagen: Pinterest