¿En realidad estamos destinados a conocer a alguien?

Existen muchas personas que creen que el hecho de estar con alguien no es casualidad, sino que el destino tuvo mucho que ver en esto.

Fuente: codigooculto

No cabe duda que todos tenemos un destino, un futuro, sin embargo, siempre es bueno recordar que este destino lo marcamos nosotros mismos con nuestras decisiones; siempre tendremos el poder de elegir sobre las cosas y las personas con las que queremos estar, pero, ¿existe en realidad el hilo rojo del amor?

Fuente: noticiasaldiayalahora

Hay quienes creen que es el destino el que juega nuestras cartas y que es el quien decide a quien pone en tu camino. Pero también debemos de ser prudentes, dejar en manos del destino algo tan importante como nuestras relaciones personales es alejar nuestro poder de decisión de nuestras propias vidas. Esta cool que haya un poco de incertidumbre y se la dejes al destino, pero procura ser tú quien decida lo que va a pasar en tu futuro y a quien tendrás o no en tu vida.

Fuente: ecartelera

Existen dos teorías acerca de este “destino o casualidad” del amor:

Teoría de la sincronicidad

La casualidad no existe, la sincronicidad, si. Gustav Jung, solía hablar de la sincronicidad como una conexión especial entre dos individuos y su entorno. Las fuerzas de atracción origina que algunas situaciones coincidan, un ejemplo puede ser estar pensando en alguien y que de repente esa persona se aparezca. Para Jung las coincidencias no existían. Según el, el contexto en el que nos desenvolvemos, se predispone para que nos encontremos con esa persona en ese lugar.

Fuente: fundacion-jung

Teoría de los hilos rojos 

Esta teoría se originó en Asia como una creencia tradicional. Y sostiene la idea de que las personas ya estamos destinadas al nacer con quien será nuestra pareja. Y esta unión se enlaza por un hilo rojo pero invisible a los ojos.

Fuente: genial

Esta teoría se identifica con la idea de que existe una vena en nuestro dedo meñique que conduce hasta el corazón, y que a su vez, está atada con un hilo a esa persona que está destinada a estar con nosotros. No importa cuanto tiempo pase, el momento de encontrarnos con esa persona se dará en algún momento de nuestras vidas, y cuándo esto pase ya no hay marcha atrás.

Creer en estas ideas o teorías desde cierto punto está bien, pero el amor o las relaciones son cosas más serias sobre las que no deberíamos perder el control.

Síguenos en instagram: ELEMENTOS