El disfrutar de nuestra soledad de vez en cuando, es indicador de inteligencia.

Cuando puedes asumir que la soledad no es tan mala como parece, sabrás valorar muchos instantes y verás el mundo desde una perspectiva más amplia y menos dependiente.

Aprender a afrontar y asumir la soledad de la mejor manera es un gran paso. Y sobre todo en esta sociedad en la que se ha tratado de mantener al ser humano dependiente de muchas cosas y situaciones. Ser “amargada” y “solitaria” te ayuda a aprender más de ti misma y también hace que no recurras a nadie para ser feliz.

Imagen: Pinterest

Aquellos momentos que compartes con personas que te importan muchos, los sabes disfrutar plenamente sin tener que estar metida en el celular, tomando selfies y publicado tu “felicidad” para que todos, todos vean lo que haces y cómo estás. Cuando uno disfruta realmente no hay nada que te distraiga de tan lindo instante.

Imagen: Pinterest

Al tener tiempo para ti puedes enfrentar mejor los problemas porque encuentras neutralidad en todos los posibles, en todos los qué, etc. Las personas más inteligentes y solitarias suelen ser más activas durante la noche, el momento preciso para desarrollar el Picasso que todos llevamos dentro. Y lo más importante es que cuando llegas a este punto puedes descubrir el equilibrio de la vida.

Imagen: Pinterest