Dijo no a 1,6 millones de dólares y ahora tiene su granja en el medio del Aeropuerto Internacional de Narita en Japón

Si llegaras a recibir una carta diciendo que se construirá un aeropuerto en el lugar donde se encuentra tu casa, eso (generalmente) significaría hacer las maletas, mudarse y esperar un jugoso cheque.

Pue no para Takao Shito, un granjero japonés que se niega rotundamente a ceder su tierra a quienes construyeron el Aeropuerto Internacional de Narito en Tokio, Japón.

Aunque la construcción comenzó en 1960, el padre de Shito nunca consideró entregar su tierra, a pesar de la oferta de alrededor de 1,6 millones de dólares; y en su lugar optó por ejercer su derecho legal de obligar al aeropuerto a construir alrededor de su tierra.

La granja de Shito cultiva hasta 10 tipos de verduras a la vez, incluidos ajo, cebolletas y zanahorias; y se encuentra en el centro del aeropuerto, por el que pasan 750.000 vuelos cada año.

Sin embargo, el agricultor no se inmuta y le dice a la BBC: «No me interesa el dinero. Quiero seguir cultivando ”.

Shito agregó: «Mi suelo es bueno porque se ha cosechado durante 100 años. Plantar, cosechar y entregar verduras a clientes satisfechos, nada me da mayor alegría».

La ley japonesa estipula que ningún ciudadano puede ser legalmente obligado a entregar su propiedad y parece que, incluso en los casos más extremos, este derecho se sigue ejerciendo en la actualidad.

El ambiente es sin duda ruidoso. Al estar tan cerca de los estruendosos motores de un jumbo jet, Shito no encuentra mucha paz y tranquilidad del ambiente mientras trabaja.

Sin embargo, con el inicio del COVID-19, Shito dijo que la pandemia no lo había afectado y de hecho redujo la cantidad de vuelos que entraban y salían del aeropuerto, permitiéndole trabajar con menos ruido.

En su tiempo libre, Shito dijo que le gusta beber y cantar karaoke.

A medida que el mundo comienza a abrirse de nuevo, Shito una vez más tendrá que abrazar los desagradables motores de los vuelos de Narita. Pero no está solo. Comparte su pasión, y quizás su frustración, con los diez voluntarios que ayudan a trabajar en su granja.

Shito continúa luchando contra el aeropuerto, que no ha abandonado sus esperanzas de desalojarlo, y ocasionalmente todavía tiene problemas con la seguridad del aeropuerto.

Le dijo a la AFP: “La policía o seguridad del aeropuerto hay veces que me detienen. Piden mi identificación, aunque saben quién soy. Esta es mi vida».

Dado que la tierra de Shito es perfecta para cultivar hortalizas, cuyas ventas constituyen su medio de vida, no tiene planes de abandonar el barco y trasladarse a tierras que pueden no ser tan adecuadas para sus cultivos.

 

Fuente:Intriper