Dejemos los miedos atrás, vamos a sonreírle a la vida

Desde el principio de los tiempos, las mujeres hemos sido fuertes y hábiles. Sin nosotras, el mundo no tendría mucho sentido. Hemos permanecido en estas y otras vidas, junto a los hombres, siendo en ocasiones tanto sus pilares en grandes acontecimientos como los personajes de grandes momentos de la historia.

Si hemos logrado tantas cosas increíbles en tanto tiempo, ¿por qué ahora te cohíbes de vivir, de sentir y de experimentar lo que te gusta, lo que nace de tu alma?

Muchas mujeres son esclavas de sus miedos, de su trabajo, de sus parejas y esto es una lucha constante, que te lleva a una vida de excesos, y por excesos quiero decir estrés, tristeza, y tantas energías negativas que se sienten atraídas a este ámbito tan oscuro y débil.

A veces la angustia te invade y solo quieres gritar, llorar y sacar lo que hay dentro de ti… pues hazlo! ¿Qué esperas?… Grita!

Independízate, se tu misma, haz lo que te apasiona, crece espiritualmente, pero sobretodo vive, no te cierres al mundo, porque él está abierto para ti, impaciente, para que descubras todo lo que tiene preparado.

No seamos esclavas de cuanta cosa negativa aparezca, enfrentémoslas sin miedo, sin bajar nuestra cabeza y con la mejor sonrisa. De lo malo se aprende y el vivir ciertas cosas te hará más fuerte y conocerte a ti misma.

Todos los días, al despertarme digo a mi misma frente al espejo “yo puedo, tengo la capacidad, la aptitud y el deseo de lograr lo que me proponga”.  Ese es un incentivo para mí día a día, que tú también puedes tener.

Sonríele a la vida

Síguenos en Instagram: ELEMENTOS