Cómo preparar acondicionador de avena para cabello maltratado y reseco

Mantener el cabello saludable y con brillo, es el deseo de muchos, pero procesos como el tinte o el estilizado, pueden ser un obstáculo. Descubre cómo preparar acondicionador de avena para cabello maltratado y reseco.

El cabello, se ha convertido en un atributo de belleza y una extensión de nuestro look. De ahí que se vea expuesto a constantes cambios, como los tintes, decoloraciones, herramientas térmicas y otros tratamientos que pueden terminar por maltratarlo y resecarlo.

¿Para qué sirve el acondicionador de pelo?
Existen muchos factores que pueden maltratar y resecar nuestro cabello, por suerte, también hay tratamientos que ayudan a repararlo, uno de ellos es el acondicionador, que se ha vuelto parte indispensable de nuestra rutina de belleza.

De acuerdo al sitio de especialistas en cuidado del cabello, All Things Hair, usar acondicionador, ayuda a pulir, alisar, cerrar y sellar la cutícula, volviéndolo más resistente, además de crear una película protectora que reduce la deshidratación y pérdida de nutrientes.

 

Gracias a esto, tu cabellera luce suave, brillante y sin nudos. El acondicionador destaca por sus propiedades humectantes, sin embargo, es mejor elegir aquellos sin ingredientes como sulfatos, parabenos o siliconas… y qué mejor si es de origen natural.

 

¿Cómo preparar un acondicionador de avena para cabello maltratado?
La avena es rica en vitamina B y E, que consienten nuestro cabello, pues ayudan a estimular su crecimiento, cuidan el cuero cabelludo y controlan la caída. Asimismo, sus ácidos grasos omega 3, protegen los folículos.

 

Este ingrediente es muy apreciado en la reparación del cabello maltratado, pues acondiciona y previene el daño, además de hidratar, suavizar y ayudarlo a brillar. Puedes usarlo en mascarilla, pero también como acondicionador, sólo necesitas:

 

1 ½ tazas de agua
5 cucharadas de avena
2 cucharas de leche de coco para cocinar (es más espesa)
½ taza de gel de aloe vera
2 cápsulas de vitamina E

Licúa el agua con la avena, hasta que se mezcle perfectamente. Cuela el líquido usando una bolsa para leche vegetal, manta de cielo o una media nueva, de esta forma retirarás todos los restos sólidos.
Vierte en una ollita o sartén a fuego medio-bajo, cuidando que no se vayan residuos gruesos. Cocina, revolviendo constantemente, hasta que espese. Apaga, vierte en un recipiente y deja enfriar.
Agrega la leche de coco, el gel de aloe vera y mezcla. En su canal de YouTube, la especialista en cuidado del cabello, Wendy Mendoza, comparte que también puedes usar gel de linaza.
Añade el contenido de las cápsulas de vitamina E, licúa para eliminar todos los grumos y tener una mezcla homogénea.
Vierte en un frasco de vidrio y guarda en el refrigerador.
Aplícalo en todo tu cabello después de lavarlo y deja actuar por 5 minutos antes de enjuagar perfectamente. Si tu melena tiende a enredarse, desenreda pasados 2 minutos con un peine de dientes anchos, antes de enjuagar.
Seca y peina tu cabello como acostumbras. Para un mayor cuidado, puedes usar una crema para peinar con aceite de coco, que ayuda a combatir el frizz y es perfecta para el cabello lacio.

Además de las propiedades de la avena, el aloe vera ayuda a hidratar y nutrir tu cabello, además de que sus vitaminas y aminoácidos promueven el crecimiento.

De acuerdo al sitio de expertos en salud, Radiance by WebMD, este ingrediente fortalece tu melena, controla el cabello graso, además de protegerlo contra el daño de los rayos UV, derivado de la exposición al sol, y ayudar al tratamiento de la dermatitis seborreica, que puede provocar comezón en el cuero cabelludo.

Finalmente, la vitamina E también protege al cabello del daño causado por el sol, la contaminación e incluso la exposición a elementos como las herramientas térmicas de estilizado, al tiempo que previene su caída y le devuelve el brillo.

Definitivamente, el uso de acondicionador, es clave para tener un cabello suave, nutrido y saludable. Prepara este acondicionador de avena y dile adiós al cabello maltratado y reseco.

Eso sí, no olvides también prevenir el daño, usando protector térmico antes de plancharlo o rizarlo y nunca hacerlo con el cabello mojado; aplicar un tratamiento reparador, al menos una vez al mes; no excederte en el teñido y elegir correctamente los productos para su cuidado.

 

Fuente:BIENESTAR180