‘Cómo perder a un hombre en 10 días’, o todo lo que está mal con las comedias románticas

En el año 2003 se estrenó una comedia romántica que representa todos los males de este género: es sexista, es tonta, es exagerada, es plana y es cliché.

Todavía no me lancen una piedra, la verdad es que me encanta Cómo perder a un hombre en 10 días. La vi incontables veces porque la pasaban en la TV, me carcajeaba con algunas de las escenas, me enternecía con solo una, y amaba los outfits que usaba la protagonista, así como su trabajo que me sonaba glamuroso: escribir para una revista de mujeres.

Creo que lo mejor que tiene la película es a Kate Hudson y Matthew McConaughey. Ambos son muy carismáticos y encantadores, pese al guión que les dieron para trabajar. Y tenían gran química, tanta que pensé que habían sido pareja en los dosmiles, pero no.

Ahora sí, vámonos a lo malo, porque se tiene que decir. Primero que nada, la trama tan enredada. Ella escribe en una revista para mujeres tipo Cosmo, en la que tiene una columna llamada Cómo hacer… y cada número dedicado a una cosa diferente. Le toca hacer una sobre cómo perder a un hombre en 10 días. Ok, es exagerado, pero puede que sí sucediera algo así.

Lo de él sí no tiene explicación. Es publicista, quiere llevar una cuenta de diamantes pero para lograrlo, su jefe quiere que demuestre que puede enamorar a una mujer en tan solo 10 días, porque habrá una gala para la compañía de diamantes… Esto no tiene sentido alguno, pero ok. La magia del cine, supongo.

Otra cosa terrible que va de la mano con la trama es que los personajes no parecen tener vida propia más que para la trama. Esto es algo bastante común en las comedias románticas, sobre todo cuando se trata de los personajes secundarios, pero ¿los protagonistas? La característica que lo define a él es que es muy masculino, es un hombre de hombres. ¿La de ella? Quiere escribir de política, cosa que dice todo el tiempo pero es todo, ni siquiera habla de política con sus amigas.

Ha llegado el momento de lo peor. Lo peor de esta película es lo misógina que es. Eso de ‘cómo perder a un hombre en 10 días’ lleva a la protagonista a comportarse de maneras que son ‘molestas’ para los hombres.

¿Qué significa esto? Ven películas románticas, van a un concierto de Céline Dion en vez de a un juego de basket, cuando ella se queda en su casa lleva tampones. El horror. El problema es que esta película pinta dos cuestiones que no son para nada ciertas, mucho menos visto en 2020: 1) Los hombres son de Marte y las mujeres de Venus. 2) Los hombres están prácticamente haciéndole un favor a las mujeres al siquiera considerar salir con ellas.

Incluso al final, la película parece decir que fue ella quien cometió la peor traición al tratar de deshacerse de él para un artículo. Y yo lo creía. Pero volviéndola a ver, no puedo evitar sentir que es una peor traición que alguien intente enamorarte porque sí. Al final ella solo se volvió más y más molesta.

No voy a mentir, esta película me hizo reír (ver a Matthew McConaughey sufrir es un excelente servicio) e incluso me conmovió en la única escena donde todos los personajes parecen humanos de verdad y no salidos de la mano de un guionista, cuando él la invita a casa de su familia.

Pero al verla y pensarla, las cosas no suman mucho. No es la peor comedia romántica, ni de lejos, sin embargo, es una de las más exitosas que provocaron un declive de calidad que se vio durante los siguientes 10 años de producciones. Pero seguramente la seguiré viendo cuando la pongan en la televisión.

 

Fuente:ACTITUDFEM