Cómo cuidar una cuna de Moisés para que florezca todo el año y dure una vida

La cuna de moisés es una de las plantas preferidas para darle un toque de vida a nuestros espacios. Para que te dure mucho, te decimos cómo cuidar una cuna de Moisés para que florezca todo el año y dure una vida.

Toda mi vida he crecido rodeada de la cuna de Moisés y hablo literalmente. Desde que tengo memoria, mi abuela tenía en su escalera macetas con esta planta, por lo tanto, aunque no soy experta, sé que pueden durar toda una vida.

¿La cuna de Moisés es de interior?
La cuna de Moisés o espatifilo, es una excelente planta para cultivar en interiores, pues se destaca por requerir pocos cuidados. De hecho, suelen desarrollarse mejor en lugares sombreados o parcialmente a la sombra, aunque como la mayoría de las plantas, requieren luz para mantenerse saludables.

Expertos en jardinería, explican que lo mejor es mantener esta planta a una temperatura ambiente de 20 a 23°C, nunca inferior a 18°C, por lo que, si las tienes en algún balcón, será mejor meterlas en invierno.

Finalmente, otro punto a favor de esta planta originaria de las selvas tropicales de Sudamérica, es que puede cultivarse en agua. En estos casos, es muy importante mantener el agua limpia y cambiarla al menos una vez por semana.

¿Cada cuánto florece la cuna de Moisés?
Una de las características más llamativas de la cuna de Moisés, son sus flores blancas que asemejan un alcatraz. En general, se hace referencia a su floración de marzo a septiembre, sin embargo, es posible que lo haga todo el año y mantener la flor por más tiempo.

El sitio especializado en plantas Info Jardinería, señala que, justamente, esta planta puede florecer más de una vez al año, sin necesidad de trucos especiales para que lo haga. Aunque claro, mantener sus cuidados básicos será fundamental para que florezca y viva mucho.

¿Cómo cuidar una cuna de Moisés para que florezca y dure mucho?
Si bien los cuidados de la cuna de Moisés no son muy complicados, es importante tener en cuenta elementos clave, como el riego y la iluminación, así como cuándo se necesita trasplantarla. Sigue estos cuidados básicos para asegurar la supervivencia y belleza de tus plantitas:

Iluminación de la cuna de Moisés
Pese a ser una planta de sombra e interiores, la cuna de Moisés necesita mucha iluminación indirecta, es decir, colócala en una habitación donde tenga luz, pero sin que los rayos del sol la alcancen, de lo contrario, sus hojas podrían quemarse y ponerse cafés.

La falta de luz, no hará que esta planta muera, sin embargo, es menos probable que tenga flores.

Necesidad de riego de la cuna de Moisés
El riego es uno de los errores más comunes al cuidar una planta de interior, en el caso de la cuna de Moisés, es necesario que siempre tenga una buena humedad. Sin embargo, toma en cuenta que las necesidades de riego cambian con la estación.

En temporada de calor, como la primavera, es necesario regarla de forma abundante, cuidando que la tierra se mantenga húmeda todo el tiempo, mas no encharcada. En contraste, con la llegada del frío, se deben reducir los riegos, dándole de “beber” sólo cuando la tierra esté seca.

¿Cuándo fertilizar la cuna de Moisés?
La fertilización nos permite darle a nuestras plantas los nutrientes que necesita para mantenerse hermosa y florecer. Lo ideal es fertilizar la cuna de Moisés a principios de primavera o verano, cuando necesita más nutrientes.

Sólo ojo, evita excederte en la fertilización, no por ponerle más tendrá más flores o lucirá más abundante. Elige un abono para plantas de algún vivero o usa alguno de estos fertilizantes naturales.

¿Cuándo trasplantar una cuna de Moisés?

La mayoría de nosotros no sabemos que es necesario trasplantar nuestras plantas para que crezcan de forma saludable y florezcan, sin embargo, lo es. En el caso del espatifilo, lo recomendado es hacerlo cada 2 años, de preferencia en primavera.

Incluso es posible aprovechar el trasplante para propagar las plantas, separando 3 o más hojas, cuidando no lastimar sus raíces y plantándolas en una nueva maceta. Recuerda que cada maceta debe ser de un tamaño adecuado y con buen drenaje.

Finalmente, es necesario limpiar las hojas de la cuna de Moisés, para evitar que se obstruyan sus estomas y que esto afecte su fotosíntesis, asimismo, recuerda podar las hojas cuando se encuentren amarillas o cafés, pues esto indica el fin de su ciclo de vida… Y protégela de las plagas con algún insecticida natural u otro de tipo químico.

Ahora sí, sigue estos consejos para cuidar tu cuna de Moisés y ayúdala a que florezca todo el año y dure una vida. Eso sí, recuerda que esta planta puede resultar tóxica cuando se ingiere, debido a su contenido de oxalatos.

Por lo tanto, mantenla lejos de los niños pequeños y mascotas. En caso de ingestión, consulta al médico o veterinario.

 

Fuente:BIENESTAR180