Circulos viciosos que tienes y no lo sabes.

Es completamente normal que en ciertas oportunidades caigamos en esto de los círculos viciosos. Sin importar cuál sea el motivo o la causa a simple vista parece casi normal tener que pasar por alguno para madurar y entender que hay ciertas cosas que debemos superar y no quedarnos enfrascados. Aprendizaje, ese que la vida y tus propias acciones generan en ti, solo que es tu decisión quedarte ahí o salir de la mejor forma.

 

Imagen: Weheartit

 

Tan cierto como que el agua está compuesta por oxigeno es inevitable no sufrir, por algo es considerado “vicioso”. Lo realmente importante es salir, aunque sea ileso pero hacerlo a tiempo, de lo contrario esto puede afectarte más de lo que crees.

Te suena eso de “Estoy obeso” u obesa. La mejor forma de salir de ese tormentoso karma que causa mirarte al espejo no es sentarte a llorar, es tratar de disminuir unas cuantas tallas con un saludable estilo de vida. Pero quienes caen en un ciclo vicioso sencillamente luego de decir “estoy obeso”  se sienten ansiosos y esa ansiedad hace que coman más para tranquilizar esa ansiedad y lo que generan es tener aún más peso, un círculo que no termina.

 

Imagen: Weheartit

 

Lo importante es conocer el problema en sí, y no es el sobrepeso sino lo que tu mente gestione en esos momentos “ansiedad”. Mientras controles tus pensamientos tu cuerpo te dará la mejor respuesta. Sal, aléjate de lo que te perturbe y te genere un problema más sobre el que ya tienes encima, creo que es una cuestión de lógica analizar cuándo debes decir “No” ya salir de un circulo toxico y entender cuando se genera realmente el problema de toda esa figura geométrica.

 

Imagen: Weheartit