Viajó por el mundo usando sus millas de tu tarjeta de crédito.

Un estudiante canadiense se convirtió en un experto en vivir con el estilo de quien consume frecuentemente champán pero con un presupuesto cervecero.

Avery Campbell, de 24 años, usa una estrategia llamada “gasto manufacturado” (manufactured spending, en inglés), que significa comprar solo lo necesario para ganar puntos en programas de recompensas de tarjetas de crédito.

Imagen: weheartit

Recientemente compró monedas a la Casa de la Moneda de Canadá (Canada Mint) con el único propósito de acumular puntos.

Luego usó las mismas monedas para pagar su cuenta de tarjeta de crédito.

Este plan lo ayudó a viajar por todos los continentes, a veces en primera clase, por poco o nada de dinero.

“Tengo buen crédito”, dijo en una entrevista, mientras esperaba abordar un vuelo a Chicago, para asistir a una conferencia sobre “gasto manufacturado”.

El vuelo de British Airways le hubiera costado unos US$314, dice, pero en cambio usó sus puntos. Esta vez voló en clase económica, pero viajó en primera clase en Lufthansa y Emirates Airlines.

Campbell cuenta que nunca se saltó un pago y que no tiene saldos pendientes en sus tarjetas.

Imagen: RPP