Una triste historia de amor

Se trata de una interna que se enamora de un paciente, no sabe cómo, pero se siente tan atraída a  él, desde que le tocó cuidarlo quedó prendada, fue amor a primera vista. Él llegó al hospital de emergencia porque necesitaba un trasplante de riñón y como ella estaba fascinada, hizo todo lo que estuvo a su alcance para conseguir el órgano.

 

 

Imagen: Weheartit

 

 

Mientras tanto entre ellos, se había construido una buena relación, él a la admiraba, por su solidaridad, su nobleza y su simpatía, además que la consideraba una mujer atractiva. Y ella, la enfermera, le gusta el chico porque, era alegre, a pesar de su delicada situación, siempre sonreía y animaba a los demás pacientes, la manera cariñosa de tratar a los suyos, cada vez que venían a visitarlo. También le gusta mucho  por lo que veía, su cuerpo atlético, su cabello y sus ojos, aquellos ojos que se prometió que no iba dejar que se cerrarán para siempre… y lo logró.

 

 

Imagen: Weheartit

 

 

Él le agradeció por su ayuda y aprovecho la oportunidad para declararle su amor, la enfermera no se lo esperaba, fue una grata una sorpresa para ella y encantada le correspondió. Ambos estaban tan felices y se hicieron promesas de amor.

El día de la cirugía, ella lo llevó a las sala de operación, se despidieron con un apasionado beso y   se dijeron hasta luego. Ella  se sentía segura que todo saldría bien, confiaba en sus colegas.

 

 

Imagen: Pinterest

 

Los minutos transcurrían y nadie salía a darle noticas, hasta que vio a su compañero salir del quirófano y por la cara que ponía, no podía ser nada bueno, cuando le confirmó sus sospechas sintió que el mundo se le venía encima, se le destrozo el corazón. Y el corazón de su amor no pudo resistir la intervención además que su cuerpo rechazó el riñón.

 

Imagen: Weheartit