¿Te has preguntado alguna vez que tan alcohólico eres?

Con este test lo podrás descubrir.

Salir a beber cada fin de semana puede parecer “la onda” a cierta edad. Pero con el paso de los años, este hábito va tornándose perjudicial para nuestra salud. Mientras más mayores nos hacemos, las resacas se vuelven insoportables. Y aunque muchos van dejando esta forma de diversión de lado a medida que maduran, existen muchos otros que están sumergidos en el alcohol y sus ansias por querer consumirlo.

Imagen: unsplash

Sabemos que el consumo excesivo de bebidas alcohólicas es destructivo para la persona adicta y su entorno en general. Entonces, ¿alguna vez has bebido sin control o has empezado a hacerlo excesivamente luego de pasar por una mala situación? ¿Cada vez son menos las cosas que recuerdas haber hecho en alguna fiesta por tu abuso de alcohol? Trata de responder a las siguientes preguntas de la forma más sincera posible y descubre si te estás pasando de la raya con el consumo de tragos.

¿Siempre tratas de evadir a algún familiar o amigo mientras estás bebiendo uno que otro trago?

Cuando pasas por alguna situación estresante o depresiva ¿sueles beber excesivamente alcohol?

¿Bebes más alcohol ahora que cuando empezaste a tomarlo?

¿Has sido incapaz de recordar diversos momentos de una noche anterior aun cuando tus acompañantes te dicen que te veías normal?

Imagen: unsplash

Cuando estás bebiendo con amigos, ¿tratas de tomar tragos a escondidas de los que te acompañan?

¿No te sientes cómodo en una reunión social si no hay licor?

¿Sueles esperar con ansias ese momento del día donde podrás tomarte un traguito?

¿Sueles sentirte culpable frecuentemente por la forma en que bebes licor?

¿Alguien cercano a ti, ya sea tu familia o amigos, ha expresado preocupación por tu forma de beber?

¿Has experimentado el deseo de seguir bebiendo, aun cuando la fiesta se ha terminado y tus amigos se están retirando de la fiesta?

Imagen: unsplash

¿Cuándo sientes que bebes demasiado, tienes en la mente la razón específica de porque lo hace?

¿Te has sentido culpable por alguna palabra o acto que tuviste mientras estabas tomando alcohol?

¿Tratas de probar diversos tipos de tragos o bebidas para controlar la forma en que necesitas beber alcohol?

¿En alguna ocasión has querido dejar de tomar pero tu esfuerzo ha sido en vano?

¿Has tenido problemas legales, policiales, sociales o económicos por actuar bajo la influencia del alcohol?

Imagen: unsplash

¿Has tenido problemas con tus familiares, amigos o compañeros de trabajo por tu forma de beber?

¿Algún médico te ha recomendado que deberías dejar de beber de la forma que lo haces?

¿No tienes apetito o comes muy poco porque lo único que te satisface es el alcohol?

¿Has tomado bebidas sin alcohol en el transcurso del día y has pensando que sabría mejor si le agregas algún trago?

¿Sientes que las resacas son más brutales cada vez?

Imagen: unsplash

¿Alguna vez has estado ebrio por varios días?

¿Has pedido ayuda a alguien para que te pueda controlar cuando bebes?

¿Alguno de tus familiares ha tenido problemas con el alcohol?

Si obtuviste ninguna respuesta positiva

Es lo mejor, esperemos que hayas sido sincero. No tener ninguna respuesta positiva te considera como una persona que no se ha vuelto adicta al alcohol.

Imagen: unsplash

De 5 a 10 preguntas positivas

Puede dejar entrever que estás a puertas de sumergirte en este vicio. Ten cuidado y trata de cambiar tu costumbre a la hora de beber. Hazlo con moderación y respeto hacia ti mismo. Si no te sientes capaz de controlarte, acude a un profesional.

De 11 a 23 preguntas positivas

Es obvio que estás en un grave problema de adicción al alcohol. Aunque trates de negarlo y quieras creer que solo lo haces para pasar el rato, esto no es así. El alcohol no solo afectará tu salud, sino tus relaciones en todo ámbito. Pedir ayudar profesional es la mejor forma de salir de esta situación.