Stephen Hawking y el epitafio que escogió para su tumba

No, no es: Mientras hay vida, hay esperanza.

La mayoría de personas escoge frases muy inspiradoras para grabarlas en su lápida. Para inmortalizar de alguna manera su forma de pensar, su vida o su personalidad. En el caso de Stephen Hawking, este quería que su lápida recoja una de sus aportaciones a la física en lo concerniente a su trabajo de los agujeros negros.

Imagen: La república

Hawking falleció esta madruga a la edad de 76 años. Y aunque se desconoce cuándo y donde será enterrado, lo que sí se sabe es la frase que el físico teórico, astrofísico, cosmólogo y divulgador científico británico, quería colocar en su tumba.

En el año 2002, expresó que deseaba que su lápida tenga por epitafio la fórmula de la entropía de los agujeros negros, según ha informado The New York Times.

Esta ecuación se trata de una que desarrolló junto con el físico israelí Jacob Bekenstein en los años 70 y la cual representa un aspecto clave de sus hallazgos sobre los agujeros negros.

Imagen: La vanguardia

Esta fórmula recibió por nombre “entropía de Bekenstein-Hawking” (SBH) con la superficie del agujero negro en cuestión (A). La física permite expresarla de la siguiente forma: la entropía es una medida del desorden o mejor dicho, de cuanta información puede albergar un objeto o sistema. Lo demás términos de esta ecuación son constantes y se describen así: k es la constante de Boltzmann, c la velocidad de la luz, ħ la constante de Planck reducida y G la constante de gravitación universal.

Gracias a esta ecuación podemos comprender que un agujero negro es directamente proporcional a su superficie.

Aunque Jacob Bekenstein propuso primero que los agujero negros tenían entropía, Hawking no aceptó esta hipótesis. Pero luego decidió aplicar la mecánica cuántica para estudiar agujeros negros, descubriendo que estos no eran abismos que nada dejaban escapar, concepto que los físicos habían creído hasta ese entonces.

Imagen: lagranepoca

Stephen se sorprendió al calcular que, según sus ecuaciones, los agujeros negros tenían en efecto entropía y temperatura. Y que hasta poseían radiación, bautizada más tarde como radiación de Hawking.

Aunque esta radiación no ha sido observada hasta la fecha, ya que su magnitud es muy diminuta y muy difícil de detectar. Pero, las simulaciones de agujeros negros realizadas desde los setenta hasta la actualidad, indican que lo más probable es que sí exista.

Si se llega a confirmar esta ecuación, Stephen Hawking tendría como epitafio la fórmula total de la entropía de los agujeros negros.

Publicado en: News