Señales de que tú y el compromiso son uno mismo

 

Si tu como yo eres adicto al compromiso, a la seguridad y a la certeza de las cosas te podrás identificar fácilmente con las situaciones que se mencionan en este post, sabemos que el compromiso no es para todos, pero para nosotros si lo es y por eso te compartimos algunas situaciones con las que puedes identificarte.

Imagen: Pinterest

Imagen: Pinterest

Te gusta tanto comprometerte en la vida que tu lugar de trabajo tiene tu toque personal marcado por todas partes se nota tu esencia en el lugar, tienes de todo en tu área, fotos, carpetas, plantas diferentes artículos que demuestran que te esa área es tuya y lo será por un largo tiempo.

Imagen: Pinterest

Imagen: Pinterest

Cuando se trata de salir de vacaciones la verdad es que la idea de salir y todo esto te causa estrés pues consideras que tu casa es el lugar más relajante de todos, pero vamos si tienes que hacerlo te gusta que sea en la compañía de tu familia o de tu pareja a su lado todo es mejor, pues que mejor que compartir con tus seres queridos.

Imagen: Pinterest

Imagen: Pinterest

Tu pareja se va de fin de semana, lo primero que piensas es que no sabes que hacer en soledad, así que optas por ir a casa de tu familia para no estar sin compañía y aprovechar para ponerte al día en los temas familiares u optas por invitar a casa a tus amigos más íntimos para no estar sin compañía y en el peor de los casos llamas a tu pareja y le cuentas como le extrañas.

Imagen: Pinterest

Imagen: Pinterest

Tu pareja te dice que está inconforme por tu manera de ser ante algunas situaciones tú le dices que estas en la disposición de arreglar las cosas pero que también mejore algunas situaciones en las que también ha fallado y cometido errores porque la relación necesita el compromiso de ambas partes.

Imagen: Pinterest

Imagen: Pinterest

Tu mascota favorita son los perros, como no adorarlos si son unas cositas adorables que aman tu compañía y te dan todo ese amor y momentos de alegría, son como un hijo más excepto que son niños eternos y no te exigen juguetes nuevos, ni hacen tantos berrinches. Ojalá vivieran más años para poder disfrutarlos a su lado.