Prohibido, “Hazlo sin que se den cuenta”.

Imagen: Pinterest

La palabra nos lo dice pero a nosotros nos encanta acelerar con todo, sin importar si nos estrellamos o no. Y nos excusamos diciendo “Lo prohibido se nos hace tentador”

Imagen: Pinterest

El parafraseo nos encanta para tener una respuesta cuando nuestro cerebro nos dice: ¡Oye, eso no se hace! pero como nos gusta portarnos mal, y aunque no es mentira la adrenalina nos invade completamente en momentos como estos, donde los encuentros nos provocan escalofríos.

Imagen: Pinterest

Tan solo pensar que veremos a esa persona nos hace poner a mil el corazón, esos encuentros y besos nos colocan fuera de control. No se si echarle completamente la culpa a la adrenalina, pues se supone nosotros tenemos el control de todo. La pasión se desborda y aparece una conexión imaginaria que evita nos separemos de esa persona.

Imagen: Pinterest

Todos esos encuentros se hacen a escondidas para que nadie se entere, la palabra prohibido se marca más pues ya le colocamos nombre a esta relación fantasma. Y si aun así, se formalice una relación y todo salga a la luz parece que nos encanta hacer las cosas a escondidas de los demás, pues mantendremos la llama encendida con más fuerza.

Imagen: Pinterest

Mantenemos todo oculto, pues solo la luz de la luna y la llama que brota de los dos alumbra el momento, la melodía que se escucha es la de los grillos por la noche y el sonido del viento. Importamos solo nosotros dos y el momento, sin saber cuantos corazones estamos rompiendo pues solo nosotros lo sabemos. Poco a poco estamos más involucrados, y sigilosamente tratamos de mantener todo oculto. Hacemos todo sin que nadie se entere entonces hacemos de esto algo prohibido.

Imagen: Pinterest