Pasos para dejar ir lo que ya no es ni será

Dejemos ir aquello que ya no nos sirve para nada.

Muchos de nosotros vamos por la vida cargando un pesado bulto, el cual contiene muchas situaciones de nuestro pasado que no hemos podido dejar ir. En su mayoría, errores que aún nos reprochamos, resentimiento por algo que nos lastimó, frustración por aquello que ya no podemos cambiar, historias de nuestra vida que nos hacen caer en la tristeza y depresión. Y usualmente, cuando compartimos estos conflictos personales, con alguien de confianza, esta persona nos suele aconsejar con un “ya déjalo ir”. Pero a su vez nos preguntamos ¿cómo dejar ir todo este peso? Si realmente deseas deshacerte de todo lo que te acongoja y ya no tendría porque, estos cuatro pasos pueden ayudarte a caminar más ligero por la vida:

Observa con atención tu historia

Si actualmente te sientes triste, enojado, confundido o deprimido, bríndate un momento para saber qué es lo que está pasando. Tal vez hayas terminado una relación amorosa, si ese es el caso, analiza tu mente y te darás cuenta que tus emociones no están en el aquí y ahora, si no en esa historia de desamor que te cuentas una y otra vez, y por lo tanto te lastima todo el tiempo. Sí ya tienes clara tu historia, solo obsérvala e identifica aquello que te causa dolor.

Fuente: unsplash

Mantente presente

Ya reconociste la historia que te causa todo ese manojo de malos sentimientos, entonces ahora fíjate en cómo se siente tu cuerpo con todo esto. Tal vez identifiques dolor en algunas partes de tu cuerpo. Si esto sucede, no trates de evadirlas, solo se sincero/a con el malestar físico que te produce esa carga que aún llevas.

Fuente: unsplash

Inhala y exhala

Sí, aunque suene algo tonto y trillado, es una práctica del budismo tibetano conocida como tonglen, que sirve para transformar las emociones. Así que hazlo, inhala ese sentimiento que te intoxica y te hace llorar y sufrir, para que luego exhales alivio y liberación. Si sientes tristeza, inhala tristeza y exhala felicidad. Hazlo con cada sentimiento que reconozcas en ti. Respira tantas veces como necesites.

Fuente: pixabay

Agradece y sigue creciendo en el aquí y ahora

Por último, lleva tu atención al momento actual, donde notas que estás dejando ir toda esa historia. ¿Te sientes más descargada? Con seguridad sí. Permítete experimentar la gratitud de dejar ir. Estar atrapados en el pasado, no nos hace caer en cuenta de nuestro presente, así que date un momento para volver a él.

Fuente: unsplash

Realiza estos pasos tantas veces como puedas, tantas veces como necesites, para así liberarte y descargarte de cada una de esas emociones que no te dejan seguir adelante, ni disfrutar de tu presente.