Micromachismos que podrían existir en tu relación

Y no te has dado cuenta.
Hablar de machismo en nuestra sociedad nos hace referirnos a las actitudes culturales, físicas y sociales que tienen los hombres (y ciertas mujeres) hacia las mujeres, tratándola desde cualquier perspectiva, como un ser inferior al varón. Sabemos que actualmente se lucha contra este tipo de pensamiento para lograr detener el abuso que muchas féminas sufren en todo el mundo.
Muchas veces el machismo es visible cuando se manifiesta en “gran escala”, por ejemplo: cuando un hombre manifiesta abiertamente su opinión acerca de que su novia o mujer sólo deberá dedicarse a cuidar a los hijos y los quehaceres de la casa. En este ejemplo, lo reconocemos inmediatamente: “Este hombre es un machista”. Pero sucede que existen gestos que pasan desapercibidos, sobre todo en aquellas relaciones que recién empiezan. Hoy te compartimos pequeñas actitudes que no son tan visibles, pero si muy importantes de analizar. Checa la siguiente lista:
1. El “Slut-shame”
Así se le conoce a la actitud de juzgar y condenar a una mujer por la forma en que vive su sexualidad. Ya sea por la forma en que te vistes o por la vida sexual que optes por llevar.
2. El “Mansplain”
Aquí nos referimos a la forma que tiene un varón para subestimar a una mujer. Es decir, por ser mujer las cosas se te deben explicar más despacio, cómo a un niño pequeño.
3. Deudas de sexo
Aún se sostiene que una mujer le debe sexo a un hombre por las cosas que este haga por ella. Muchas parejas bromean sobre este asunto, pero la verdadera preocupación es válida cuando tu pareja te impone tener sexo a cambio de algo.
4. Tu cuerpo imperfecto
Se supone que tu pareja debe aceptarte tal y como eres, pero muchas veces lo varones caen la crítica hacia sus parejas porque no tienen los cuerpos de infarto que tienen las modelos de la tv. Una cosa es que tú quieras cambiar, por ti misma y otra que te impongan un modelo de belleza.
5. Las mujeres están locas
Algunos varones suelen generalizar a las mujeres partiendo de comentarios como: “todas son unas traidoras” “todas son unas convenidas” “todas son unas interesadas” o la más popular: “todas están locas”. No puedes referirte a todas porque no las conoces a todas ¿o sí? Y esto es para ambos géneros, ni los hombres son todos iguales, ni todas las mujeres están locas.
Aunque es un poco difícil identificar ciertas conductas tóxicas de un hombre hacia una mujer, es recomendable siempre estar alerta, pero sobre todo respetarse más allá de los géneros.