Maneras en las que te estás arruinando tú solo sin darte cuenta.

  1. Perder el tiempo arrepintiéndote por el pasado. No sirve de nada que mires atrás y te estanques en cada paso que diste mal. Los errores, las lecciones y las experiencias que tuviste te hicieron lo que eres hoy. Pensa en lo que “pudiste” hacer diferente o lo que no hiciste, no sirve de nada. Mira para adelante y deja ir.
  2. Quejarte de tus problemas sin hacer nada. Todos tenemos problemas, si no vas hacer nada para solucionarlos, no te quejes. Actúa en vez de quedarte sin hacer nada. Las palabras no arrelgan problemas.
  3. Dejar de perseguir tus sueños por lo difícil del camino. Todas la metas que tenemos y que realmente valngan la pena, no van a llegar fácil. Cualquiera que sea tu sueño, no dejes de luchar solo porque toma más tiempo del que creíste.
  4. Ignorar tu verdadera pasión e ir sólo por el dinero. El dinero te da estabilidad, no lo vamos a negar, pero en algún momento cuando no haces lo que realmente quieres, dejas de ser feliz y cada día se convierte en un castigo. Por eso, cuando amas lo que haces y realmente eres bueno en eso, el trabajo y, por ende, la plata, nunca te va faltar.
  5. Gastar más de lo que ganas. No tienes que comprar cada cosa que ves, no tienes que consumir todo lo que crees que necesitas y no tienes que gastar el dinero en cada salidad social. Ahorra siempre y solo gasta lo que es verdaderamente necesario.
  6. Esperar algo de los demás. Lamentablemente actuar bajo la premisa de “es lo que espero que hagan conmigo”, no trae nada bueno. Nadie puede esperar que los demás se comporten como queremos. Si vas hacer algo, hazlo porque te nace y no porque esperas se “recompensado”.
  7. Nunca terminar lo que empiezas. Cualquier cosa que hagas en la vida, así sea armar un rompecabeza, tienes que culminarla. Nada te estanca más que las cosas que dejas a medias.
  8. Tenerle miedo a viajar y conocer nuevos lugares. Si nunca sales de tu zona de seguridad no vas a experimentar las cosas que el mundo tiene por ofrecerte. Vivir en una burbuja hace más daño que cualquier cosa en el mundo.
  9. Creer que la educación termina en la universidad. Nunca dejas de aprendes, siempre hay más por saber. Tanto en la vida personal como profesional, tienes que seguir educándote. Aprende un nuevo idioma, métete a cursos de tu carrera, ten hobbies.
  10. Olvidarte del tiempo y detalles para consentirte. Sin importar cuan ocupada estés o qué tantas cosas tengas por hacer, siempre tienes que tener un tiempo para parar y desconectarte para poder conectarte a lo realmente importante..