Las relaciones que nunca llegaron a ser duelen mucho más

Imagen: Pinterest

 

 

Terminar una relación para todos es un trago amargo, nos sentimos un poco depresivos, nuestro animó decae, no importa el tiempo que haya durado, igual nos afecta, nos duele y no podemos evitar sentirnos mal aunque sabemos que es temporal, todo pasa.

Y que pasa con las relaciones que terminaron antes de empezar, que en el camino se perdieron y no pudieron unirse, se quedaron con la incertidumbre, con el que “hubiese sido”, con todos los planes que tenías para ustedes juntos, pero por algún motivo no se dio.

 

 

Imagen: Pinterest

 

 

Pues también duele y es peor, porque vivimos imaginando, soñando, fantaseando, con lo que no fue y  nunca será, inclusos hasta se puede llegar a obsesionarse, que solos nos hace daño a nosotros.

Pensando en esa persona que ahora forma parte de tu  pasado. Que ya no quedan vías para alguna posibilidad con esa persona y te frustra, porque crees que pudo ser la definitiva, que te hubiera hecho muy feliz, que era justo lo que necesitabas en tu vida.

 

 

Imagen: Pinterest

 

 

Ese pensamiento nos atormenta y dejamos de ver lo bueno que nos rodea, nos estancamos, y nos olvidamos de las personas que sí nos quieren, que sí estén en nuestro presente y que con ellas podemos lograr muchas cosas. Nos perdemos las oportunidades, las posibilidades de otros amores dispuestos a darnos el cariño que merecemos y mucho más.

Por eso es hora de voltear la página, de ser consciente que esa persona quedó atrás, sucedió por algo, seguro no era para ti y te iba a traer más disgustos que gustos. Que tienes que seguir porque te esperan mejores momentos. Date la oportunidad a ti.

 

 

Imagen: Pinterest