La tabacalera más grande pide a la gente que deje de fumar.

Phillip Morris es la empresa tabacalera más grande del mundo. La empresa que factura miles de millones al año comercializando cigarrillos anunció que dejará de comercializar este producto. No quiere que nadie más fume para así ayudar a construir un futuro libre de humo.

“Creemos que podemos lograr un beneficio significativo para la salud pública cuando una gran parte de estos fumadores cambien los cigarrillos por mejores productos”, dijo la empresa en el aviso que fue difundido por medios ingleses.

Imagen: weheartit

Según cita el diario “La Nación”, la Organización Mundial de la Salud duda de la ‘buena voluntad’ de la tabacalera. Así, rechazó la alianza con la Fundación del Mundo Libre de Humo que fundó Phillip Morris.

“La industria del tabaco engañaron al público sobre los riesgos asociados a otros productos que tienen tabaco”, dijo la OMS en una declaración de septiembre del año pasado. “Estas conductas engañosas siguen hasta hoy, incluyendo a Phillip Morris, promocionando productos con tabaco de maneras que sugieren que algunos son menos dañinos que otros”.

Pero la empresa apunta a la tecnología para su propósito. Así, se convirtió en la primera en lanzar al mercado mundial un dispositivo electrónico de tabaco sin combustión: Iqos, informó el sitio de economía “Expansión”.

“El futuro del tabaco está en la tecnología (…) No hay vuelta atrás”, aseguró en una entrevista Mario Masseroli, director general de la firma para España y Portugal. “Nuestro objetivo es un mundo sin humo”, agregó.

La novedad cuesta cerca de 70 euros. Calienta una suerte se pequeños cigarrillos, cuya caja de 20 cuesta 5 euros, a la mitad de la temperatura necesaria para quemarlo. No produce ceniza ni humo.

“No hablamos de un producto inocuo, ya que contiene nicotina y esta es adictiva. Pero hay una demanda de tabaco, incluso la OMS reconoce que habrá más de mil millones de fumadores en 2025, por lo que queremos dar una alternativa a quienes quieran seguir fumando o no puedan dejarlo con un producto (…) que no haga tanto daño a la salud como el cigarrillo convencional”, argumentó Masseroli.

Imagen: weheartit