La importancia de ser compasivos con nosotros mismos

Dejemos de autocriticarnos al extremo.

Echémosle un vistazo a las redes sociales, los diarios, la televisión, etc, la mayoría de noticias nos hablan de un mundo peligroso y salvaje. Con seguridad, el mundo ha sido a así siempre, pero antes no tenías la información a la palma de nuestra mano como dispones ahora. Esta realidad actual nos angustia y en muchos momentos genera presión, estrés y agobio. Es por esto que podemos llegar a vivir en una constante autocrítica para lograr no cometer los errores que vemos a diario, lo que no ayuda para nada en la compresión hacia nosotros mismos. Está bien que deseemos triunfar, pero el éxito depende también de la comprensión de los sentimientos y emociones del otro, y aceptarlos.

Imagen: Pinterest

El valor que permite que permite acrecentar nuestra autoestima y amor propio, es la compasión. La compasión es una cualidad que, enfocada a los demás, se comprende como el sentimiento por el cual tomamos parte en el sufrimiento del otro y sentimos empatía. La compasión aplicada a nosotros mismos se traduce en ese entendernos, aceptarnos y perdonarnos por aquellas cosas en las que hayamos errado, pero sin maltratarnos o criticarnos al extremo.

Existen dos estrategias para poder empezar a cultivar la compasión contigo mismo.

Escribe una carta para ti mismo

Tal vez creas que es “pan comido” pero puede resultar todo un desafío redactar una carta en la que expresamos honestamente el aprecio verdadero que sentimos por nosotros mismos, sin caer en la vanidad o en la victimización. Si no tienes mucho que decir al comienzo, con un “te amo”, bastará.

Imagen: Pinterest

Trátate como lo haces con un buen amigo

Aceptar las cualidades y virtudes de otra persona que consideremos importante en nuestra vida, parece complicado, esta tarea se vuelve sencilla al compararla con el trabajo que nos cuesta aceptar nuestros propios defectos. La verdad es que pasamos la vida entera criticándonos  por algo que hicimos mal, por algo que nos dejamos de hacer, o por algo que nos hace sufrir. Si realmente deseas un cambio, cuando vayas a hacerte una crítica recuerda lo siguiente: ¿le haría esto a mi mejor amigo? Si la respuesta es negativa, evita hacértelo a ti mismo.

Imagen: pexels

Es importante sentir compasión por nosotros, porque así entenderemos que el fracaso es parte del camino a conseguir lo que queremos, pero algo que no debes confundir es la victimización hacia tu persona, creyendo que todo lo malo solo te acurre a ti y hagas lo que hagas siempre dará mal resultado.