Hay hombres que son como los chicles después de mascarlos se les va el sabor

 

Cuando conoces al hombre chicle él hace honor a su nombre cuando lo conoces está envuelto en su empaque brillante y lo que menos piensas y esperas es que pierda su sabor y esencia con el menos tiempo transcurrido, pero adivina que sucede y muy rápido.

Imagen: Pinterest

Imagen: Pinterest

El hombre chicle es un espécimen que da una muy buena impresión te parece encantador, caballeroso, educado, excelente conversador, interesado en ti y escuchar lo que tienes que decir se desvive en atenciones para ti se podría decir que es casi un hombre ideal.

Imagen: Pinterest

Imagen: Pinterest

Digo se podría porque al igual que el homónimo el chicle, nuestro hombre chicle pierde el sabor conforme lo vas masticando y por masticarlo me refiero a irlo conociendo no vayan ustedes a creer que soy yo una caníbal y lo mastique de manera literal.

Imagen: Pinterest

Imagen: Pinterest

Una vez aclarada la masticada hablemos del hombre chicle, resulta que su lado encantador era solo una fachada y no lo era tanto realmente, que su caballerosidad era más falsa que un billete de dólar de 3, su educación era más falsa que una gran melena de extensiones, su conversación solo fue suficiente para las primeras citas porque ahora no tiene nada de qué hablar y esa facilidad que tenía para escuchar de repente se volvió sordera.

Imagen: Pinterest

Imagen: Pinterest

Entre más lo conoces más pierde el encanto el hombre chicle es como el cuento de la princesa que beso al sapo, pero a la inversa aquí besas al príncipe y se vuelve sapo, nuestro hombre sapo es experto en hacernos creer que es mejor de lo que en realidad es.

Imagen: Pinterest

Imagen: Pinterest

Cual empaque de chicle nos sentimos atraídas por el por lo que parece ser, pero no nos dura mucho el gusto pues pierde rápidamente su sabor artificial dejándonos muy en claro que se trataba de un hombre chicle y de un hombre como esperábamos.

Imagen: Pinterest

Imagen: Pinterest

Todas hemos conocido a este tipo de hombre que pierde el sabor y al igual que el chicle su lugar es en la basura lejos de nosotras.