Frases de Frida Kahlo que dedicó a su difícil relación amorosa

El icono femenino,  la pintora y poetisa, Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón más conocida como Frida Kahlo tuvo una relación tormentosa con el artista Diego Rivera, y en ella se inspiró y nos dejó estos pensamientos:

“Siento que desde nuestro lugar de origen hemos estado juntos, que somos de la misma materia, de las mismas ondas, que llevamos dentro el mismo sentido”.

“Como siempre, cuando me alejo de ti, me llevo en las entrañas tu mundo y tu vida, y de eso es de lo que no puedo recuperarme”.

“Los átomos de mi cuerpo son los tuyos y vibran juntos para querernos”.

“Me enamoró con cada palabra, me destruyó con cada acción”

 

 

Imagen: Pinterest

 

 

“Donde no puedes amar no te demores”

“¿Se pueden inventar verbos? Quiero decirte uno: Yo te cielo”.

“Aunque haya dicho “te quiero” a muchos y haya tenido citas y besado a otros, en el fondo sólo te he amado a ti…”

“… Lo único de bueno que tengo es que ya voy empezando a acostumbrarme a sufrir…”

“Las ranas siguen cantando para nosotros –y nuestro río espera -el pueblo casto espera la osa mayor –y yo –te adoro”.

“Aprenderé historias para contarte, inventaré nuevas palabras para decirte en todas que te quiero como a nadie”.

 

 

Imagen: Pinterest

 

 

“Bebía porque quería ahogar mis penas, pero las malvadas aprendieron a nadar…”

“Jamás en toda la vida, olvidaré tu presencia. Me acogiste destrozada y me devolviste íntegra, entera”.

“Yo quiero construir. Pero no soy sino una parte insignificante pero importante de un todo del que todavía no tengo conciencia”.

“Hay algunos que nacen con estrella y otros estrellados, y aunque tú no lo quieras creer, yo soy de las estrelladísimas”.

“Cada momento él es mi niño. Mi niño nacido diario de mí misma”.

 

 

Imagen: Pinterest

 

 

“Aquí se queda tu compañera, alegre y fuerte cual debe ser; espero pronto ya tu regreso para ayudarte, amarte siempre en son de paz”.

“Te necesito tanto que me duele el corazón”.

“Quisiera darte todo lo que nunca hubieras tenido, y ni así sabrías la maravilla que es poder quererte”.

“Ya ve que ni poseo la lengua de Cervantes, ni la aptitud ni genio poético o descriptivo, pero usted es un hacha para entender mi lenguaje relajiento”.