Conoce la historia real del origen de los girasoles

El girasol es mi flor favorita y siempre me llamó la atención porque siempre sigue la marcha del sol y  aquí te cuento la verdadera historia.

Todo ocurrió hace muchos siglos atrás, en Grecia cuando los dioses reinaban, la hija del dios Océano y la diosa del mar, Tetis, una joven y bella ninfa del llamada Clytia conoció al dios de la luz y sol, Apolo, y se enamoró perdidamente. Fue tanto su amor que se obsesionó con él y comenzó a seguir su recorrido todos los días, desde el palacio que salía por las mañanas hasta que llegaba el atardecer por el oeste.

 

 

Imagen: Weheartit

 

 

Ella estaba dispuesta a dar todo por él, lo amaba locamente y nunca se cansó de seguir a su amado, no había día que no lo hiciera, era como vivir para ella. La pobre de Clytia lo adoró tanto que abandonó su propio cuidado, olvidándose de comer y beber. Sin embargo de nada le sirvió tanta devoción porque Apolo no le correspondió, el sé enamoro por Eros, más conocido como Cupido, de la ninfa Dafne, la cual sentía todo lo contrario de Clytia.

 

 

Imagen: Pinterest

 

Y Clytia persistió con la esperanza de que algún día el dios del sol la quisiera tanto como ella a él, los días pasaron y  ella esperaba que Apolo apareciera, pero no volvió durante nueve días y noches. Los dioses del olimpo se preguntaron qué harían con ella, entonces se decidió convertirla en  una flor que cuide y siga al sol, girasol.

 

 

Imagen: Pinterest