Tu cerebro se encoge y todo por es por el bendito estrés

Evita que tu cerebro se haga pequeño pequeñito.

Todos sabemos que el estrés puede llegar a ser crónico si perdura por mucho tiempo. Las consecuencias del estrés en nuestro cuerpo son inimaginables, pero con seguridad desconocías que el estrés también puede disminuir el volumen de algunas áreas de tu cerebro. Las áreas que estarían involucradas son las del pensamiento, la regulación emocional, el autocontrol y la creación de nuevos recuerdos.

Imagen: unsplash

Neurocientíficos de la Universidad de Yale descubrieron que el estrés reduce la materia gris en las áreas responsable del autocontrol, sobre todo, conduce a una pérdida de conexiones entre las células cerebrales. El estrés reprime la expresión de varios genes que son imprescindibles para que se formen esas conexiones.

Los investigadores observaron que las personas que habían sufrido o padecían actualmente de estrés crónico (atravesando por un gran número de eventos adversos en su vida) tenían un menor volumen en áreas de gran importancia en el cerebro.

Imagen: unsplash

Además, esta reducción de volumen en la masa cerebral, aumenta la vulnerabilidad a sufrir de depresión, trastornos psicológicos o desarrollar diversas adicciones.

El producto de todo esto es que el a tu cerebro le resultará más difícil lidiar con las situaciones estresantes, lo cual te sumergirá en un ciclo repetitivo y negativo, no teniendo control sobre algunas situaciones.

Un cerebro que es víctima de este bendito estrés, tiene una menor capacidad de procesamiento de la información y es frecuente que procese los datos de manera fragmentada.

Imagen: unsplash

Esto explica porque nuestra manera de pensar es negativa y repetitiva cuando estamos estresados, porque no dejamos de pensar en los problemas y las preocupaciones no nos dejan ni descansar bien. Es como si el cerebro se quedara en el círculo negativo del que siente que jamás podrá salir.

No te desanimes, trata de buscar formas de reducir el estrés para evitar daños a nivel cerebral. Mientras más temprano comiences, mayor será el tiempo con el que puedes recuperar esas zonas de tu cerebro.

Imagen: unsplash

¿Qué puedes hacer para reducir el estrés?

Di “NO” más a menudo, con respeto y amabilidad.

Disfruta del silencio y tranquilidad.

Practica la meditación. Te ayudará a estimular la materia gris.

Has más deporte, el que más te agrade.

Ten más intimidad (s3xo).